La maternidad no es como la pintan…

El otro día platicaba con una amiga que recién es madre y me decía que ella realmente se había creído el cuento de que ser mamá era lo más divertido, mágico y feliz que te podía pasar, y  que casi, casi alcanzabas el grado más alto de plenitud y realización cuando te coronabas con el título nobiliario de madre…

La verdad es que no pude evitar reírme de ternura porque me identifique con ella, antes de ser madre me tenía bien internalizados los estereotipos del deber ser maternal, ya sabes la sacrificada que todo da por la cría, la que se quita el pan de la boca para que la cría coma y que con el cotidiano sacrificio y vaciado de ti misma, podías sentirte llena de amor y plenitud… Oh que gran mentira….

Cuando decidí ser madre y finalmente tuve a mi hijo conmigo, no sabía qué hacer,ni por dónde empezar, tenía miedo y aunque tuve la fortuna de tener a mí mamá conmigo algunos días (solo una semana porque tuvo que volver a su casa por emergencias familiares) cuando se tuvo que ir me quede ahí en casa, eramos mi hijo, yo y un compañero que se la pasaba 12 hrs en el trabajo… así que solo eramos Matías y yo, la verdad entre en pánico, y había días que quería tirar la toalla, pero ¿cómo decirlo?, ¿Que podrían pensar? ¿A caso yo era una madre desnaturalizada?…

Con el transcurso de los días aprendí a bañarlo, a cambiarlo y alimentarlo, pero tenía bien internalizado en mi cabeza que la unica que podía hacer bien esto de la crianza era yo (herencia cultural de que la crianza le corresponde a la mujer), excluyendo totalmente a mi pareja… cuando me di cuenta que estaba frenando el ejercicio de su paternidad y el derecho de mi hijo por estar con su padre,lo solté y permití que también él como yo experimentará a prueba y error…y  que creen? ¡que aprendió! si, así igualito que yo jejejeje…

Pero volviendo a la razón de ser de este post que es -Desmitificar a la maternidad… creo que es vital entender que vivimos en un mundo machista lleno de estereotipos y roles de género que nos dictan como debemos comportarnos y que papel debemos asumir dependiendo nuestro sexo, y así las mujeres hemos aprendido que la crianza es nuestra responsabilidad y si los hijos como individuos que son toman decisiones que traeran consecuencias poco favorecedoras para ellos, la culpa por supuesto siempre es de las madres… Además de que también nos han lavado el coco diciendonos que la maternidad es el logro más chingón que puede tener una mujer, y como es casi, casi el logro más laureado por supuesto que nos dicen que es de lo más bello y fácil del mundo, y no siempre lo es, hay días que de verdad quieres salir huyendo… Pero ¿Por qué?

Por que ser madre no es nada sencillo…la maternidad te pone aprueba, aflora tus partes mas luminosas y te confronta con tus partes mas oscuras, aviva emociones que muchas veces enterramos y que no queremos ver, porque las conocemos tan bien que nos dan miedo…por ejemplo, la maternidad revive aspectos de tu propia infancia, y si en ella no tuviste el amor y la contención que necesitabas, dificilmente podrás desarrollarla en la maternidad, esto no quiere decir que sea imposible… necesitas adquirir herramientas, aprendizajes y concientización sobre tu propia persona, para que puedas enfrentarte a tus demonios, aceptar que están ahí y aprender de ellos para salir vencedora…

La maternidad es un laberinto, en el que entras para ir a tus adentros, a tus miedos más profundos, a tu sueños más grandes, te lleva a la expansión de la conciencia, del amor incondicional, te vuelves más grande, más valiente, capaz de cosas que antes no creías, te vuelves feroz,  te crecen los dientes y las garras para defender y proteger a tus críos, te confrontas a ti misma, te cuestionas, te transformas, porque cuando te preguntas a ti misma que quieres de ti, sabes que quieres ser la mejor versión de ti y si te lo permites lo consigues…

Maternar es ser un río, que fluye, que viaja, que se suelta, que permite, maternar es escucharte, es conectar con tu sabiduría y tu intuición, porque cuando conectas sabes perfectamente que necesitas tu y que necesita tu cría, maternar también es el amor, pero no el amor que nos enseñan de renuncia a ti misma y sacrificio, maternar es un amor bien profundo, porque te invita amarte, aceptarte, a honrarte y ser amable y agradecida contigo, es reconocerte madre, poderosa, mujer infinita, es pensar que para que tu cría este bien tu debes estar mejor, y entonces te cuidas, te amamachas, te consientes, y te nutres para que también puedas NUTRIR CON LO MEJOR DE TI a tus crías… La maternidad es un constante vaciado, por que las mujeres todo el tiempo se entregan, se dan a sí mismas, pero nos enseñaron mal, por que no nos dijeron que así como te estas vaciando, también te tienes que estar llenando, y una madre se llena, se nutre, de lo que ve, de lo que oye, de lo que piensa, de lo que lee, de lo que siente, de lo que come, de lo que aprende,de lo que sueña y de lo que hace; y así todo lo que recibe  se convierte también en lo que puede dar…

Para mí la maternidad es viajar en un espiral infinito, que inicia con el nacimiento, porque con cada bebe que nace, también nace una madre…

Madres del mundo uníos

 

 

 

One Reply to “La maternidad no es como la pintan…”

  1. Excelente reflexión, como varón debo des…aprender y aprender esto al mismo tiempo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.