El Postparto es también un Duelo

Cuando elegí ser madre, las mujeres de mi familia que ya eran mamás, me platicaban las cosas maravillosas de la maternidad, me contaron que la lactancia era lo más hermoso del mundo y que si yo no tenía pezón (porque tenía pezón hundido) mi bebe me lo formaría pero, olvidaron decirme que mientras me lo formaba me iba a doler muchisímo y mientras se acercara la hora para alimentar a mi bebe yo estaría aterrada, nadie me dijo que había ejercicios para preparar el pezón y yo no lo investigue porque pensé que el bebé me lo formaría y no significaría ningún problema, y mientras me adapataba al cuerpo de madre a los senos nutricios, mi bebé y yo no la pasamos tan bien, use pezoneras de silicón para ayudarme en el proceso, después una vez que salía el pezón podía amamantarlo pero no tenía idea de cuál era el agarre correcto y generalmente terminaba con los pezones destrozados, ufff mientras lo amamantaba pensaba en ¿cómo le hacen las madres para posar en la foto? ¿Cómo le hacen para que no les duela? ¿cómo pueden amamantarlos más de 5 minutos sin sentir que les arrancan las glándulas mamarias? y me sentía frustrada y enojada con las mujeres de mi familia por no haberme dicho la verdad de la lactancia, no tenía una red de apoyo, ni doulas, ni familia cerca, así que lo único con lo que sentía que contaba era el internet, y desde mi smartphone investigue sobre la lactancia materna y descubrí el agarre correcto, las posturas y demás que sin duda me ayudaron a mejorar mi relación con la lactancia para poder alimentar a mí bebé, pero en mi caso no fueron suficientes.

También, mientras gestaba, me contaron que en cuanto tuviera a mi hijo en mis manos el momento sería mágico y perfecto, pero nadie me hablo de lo que podía esperar después de que naciera, lo que podía esperar en el postparto, nadie me dijo que habría la posibilidad de que me sintiera sola, de que me sintiera triste, nadie me dijo que tendría ganas de llorar y no sabría reconocer exactamente porqué, nadie me dijo que podía sentirme culpable y miserable de sentirme mal en mi postparto, mal conmigo misma, con mi hijo, con la vida  y sin las posibilidades de gritarlo a los cuatro vientos sin sentirme como una “mala madre”…

bigstock-Depressed-woman-in-monochrome-118082246

Desde mi primer hijo (ahora tengo dos) cada día he ido desmitificando el concepto de maternidad, y ahora puedo ver con mayor claridad las dos caras de la moneda, por ello quiero compartirte lo que el Postparto me enseño y trajo para mí….

pospartoEl Postparto es un periodo de transición, un tiempo de duelo y de nacimiento, es un periodo de duelo porque te despides de la mujer que fuiste y nunca más vas a volver a ser, y dejarla atrás duele, el cuerpo lo sabe, la mente lo sabe, el alma lo sabe, pero como nadie habla del postparto como es, muchas mamás primerizas lo ignoran y cuando lo viven en carne propia no saben que hacer con todo lo que están sintiendo, por un lado muere la mujer que fueron y por el otro nace una nueva mujer madre, con un cuerpo distinto, con una mente distinta, con un corazón y un alma que son la misma y al mismo tiempo ya no lo son, y este proceso es doloroso y díficil, porque todo sucede tan rápido, si le sumamos que en este periodo de transición de la mujer que muere a la mujer que nace, hay un pequeño ser que necesita a esa mujer que nació con él para acompañarlo y amarlo, el postparto puede ser brutal.

Es muy importante reconocer este periodo de transición de la mujer que muere y la mujer que nace, para entender que la madre también es una recién nacida, entender esto ayudará a que sea más sencillo contenerla hasta que este lista, la cuarentena es un periodo sagrado y vital para cuidar de la madre que recién nació, escucharla, apapacharla, apoyarla en todo lo que necesite, desde las labores domésticas hasta los mandados, es vital para que pueda sentir que no está sola y que otras mujeres como ella han pasado por lo mismo y que en tribu siempre es mejor.

A todas las mujeres que están gestando quiero decirles que la maternidad no es díficil si esta una acompañada y si estás acompañantes son mujeres que estan pasando o pasaron ya por la maternidad el viaje es más sencillo, de igual modo quiero decirte que el postparto puede vivirse de otra manera y desde un lugar de poder y amor, para ello puedes realizar rituales para transitar el postparto de manera más suave y hermosa, por ejemplo despedir a la que fuiste y bienvenir a la nueva tú, a la mujer naciente, a la que sabe, a la que tiene la intuición agudizada, el corazón gigantesco,  la fuerza de una osa, de una leona, de una loba, de una ballena, a la que es poderosa e infinita como el amor.

¿Qué puedes hacer para transitar este periodo de manera sútil y poderosa?

  • Baño post-parto
  • Vaporizaciones vaginales
  • Masaje terapeútico y/o relajante
  • Cierre de cadera
  • Contención emocional

El postparto es un periodo de transición lleno de poder,  cuando una mujer está lista para entrar a otro estado de conciencia los maestros aparecen, el post parto es un maestro que viene a enseñarte a pasar a ese otro estado de conciencia en donde nunca serás la misma y para siempre serás transformada.

porta

Si vives en México y crees que necesitas enraizar tu postparto o vivirlo de manera diferente escríbeme a karinarodriguezdoula@gmail.com y con gusto te acompaño a transitarlo o te contacto con la doula más cercana para que despidas en amor a la que fuiste y recibas con poder a la nueva Tú…

Con Amor
Kane.

 

 

Anuncios

Deja un comentario