¿Elegir la Maternidad realmente empodera a las mujeres?

Este Post que quiero compartir el día de hoy, nace de la invitación de una hermosa Mujer que tiene un proyecto precioso ella es Jocelyn Rodríguez y me invito a realizar una reflexión sobre como maternar es un acto político y la maternidad empodera a las mujeres y aquí está mi reflexión.

Como mujer, madre y socióloga, considero vital hablar de la Maternidad elegida como un acto político, porque elegir y hacer valida las decisiones que toman las mujeres sobre sus vidas y cuerpos es un principio ético y de derechos humanos.

Me gusta hablar sobre como diversas experiencias atraviesan directamente nuestros cuerpos, la educación sin duda es un claro ejemplo de cómo lo que aprendemos en casa y en las diversas instituciones sociales, atraviesan directamente nuestros cuerpos, aprendemos a relacionarnos con nuestro cuerpo de una forma negativa, aprendemos tumblr_olich1mrza1tj5l5ao1_.jpg_1130588308que nuestros procesos fisiológicos deben estar bajo “control” de otros que no somos nosotras, por ejemplo, si estamos menstruando la sociedad nos obliga a controlar nuestros cambios de humor y estados anímicos con ansiolíticos, calmantes y sedantes para “hacernos funcionales” en un sistema que cada día exige más de nosotras, así mismo si estamos gestando, la gestación se vuelve un tema de “control médico”, si estamos de parto son los médicos y médicas quienes se empeñan en controlar un proceso totalmente involuntario, si no queremos tener hijos la industria farmacéutica nos ofrece una diversidad de enseres para llevar un “control” prenatal, sin embargo me parece poco ético que la Industria farmacéutica nos ofrezca hormonas (que a la larga nos provocan severos daños físicos) solo a nosotras que somos fértiles durante muy poco tiempo, cuando son los hombres lo que son fértiles 24 horas al día los 365 días del año, sin embargo son los cuerpos femeninos los que se controlan, y nos hacen creer que somos nosotras las que elegimos. Así mismo, cuando estamos en la Plenopausia (menopausia) esta sociedad se empeña en “controlar” nuestro cuerpo y nuestros estados emocionales nuevamente con tranquilizantes y hormonas para seguir manteniéndonos funcionales y aptas para este sistema.

Por si fuera poco, también las experiencias placenteras se ven coartadas en las vidas de las mujeres, aprendemos nuevamente que el placer femenino que es algo que se relaciona directamente con el cuerpo es malo, si comes algo que realmente disfrutas inmediatamente la culpa nos invade. Pero ¿Por qué?, porque relacionamos el placer con lo negativo, si comes algo sabroso seguro engordas y engordar en esta sociedad te vuelve fea lo cual lleva una carga negativa, lo mismo pasa con las mujeres que disfrutan del sexo y lo expresan, llevan una carga negativa por disfrutarlo, lo mismo ocurre con las mujeres que disfrutan la lactancia y la prolongan más de seis meses, son mal vistas y tachadas de depravadas y de hacer mañosos a sus hijos e hijas, lo mismo pasa con las mujeres que disfrutan viajar solas, vestirse con pantalones cortos, minifaldas, escotes, que disfrutan reír fuerte, que disfrutan hacer deportes extremos, los juicios que hay en el disfrute y goce femenino lleva una carga negativa e incluso se nos castiga duramente por ello.placer-vida-final-636x289

La maternidad es una experiencia que atraviesa el cuerpo de las mujeres y el placer femenino, nuestro cuerpo está perfectamente diseñado para experimentar placer con todos nuestros sentidos, somos dueñas y poseedoras de un clítoris que tiene como única función proporcionarnos placer y gozo, así mismo poseemos un útero con capacidad orgásmica, ¿pero qué pasa con la maternidad y el placer? Suena paradójico entender que la construcción de la identidad femenina se basa en sus genitales, los roles y estereotipos derivados de su sexo, y que la maternidad fue uno de los principios establecidos como propósito divino para nosotras, ser madre fue sinónimo de éxito y plenitud (aunque estuvieran confinadas al espacio privado), enjuiciando severamente a todas aquellas que no cumplieron con su propósito en la tierra y sin embargo la maternidad, la procreación, la gestación, el parto y la lactancia son procesos que implican la sexualidad femenina y el placer, y este último solo figura durante la procreación (tristemente no en todos los casos) cuando tendría que estar presente en cada uno de los estadios de la maternidad.

doula-abrazando-vientre-materno-500x328La maternidad pues debería ser un proceso placentero en el que debería estar implícita la conciencia femenina, de manera que con información basada en la evidencia científica, pudiera elegir con quien procrear, como vivir su gestación, como vivir el trabajo de parto y el parto, como vivir la lactancia, como y con quien criar a sus hijas e hijos, acompañada en cada uno de sus procesos con personal profesional y familiares apoyando cada una de sus decisiones, la maternidad tendría que ser todo un proceso que empodere a las mujeres.

Sin embargo vemos como el poder que hay en la maternidad se nos ha expropiado, de manera que nosotras no somos las protagonistas de dichos eventos, donde el placer ni siquiera se concibe, donde el conocimiento solo le pertenece al personal médico, donde lo que elija o decida la mujer es una utopía, porque ¿Acaso la mujer sabe lo que necesita? ¿No es eso responsabilidad de las instituciones médicas? ¿Acaso el cuerpo femenino tiene la suficiente sabiduría para gestar y parir un bebé? ¿Son los médicos y médicas nuestros salvadores?

La cultura, las políticas públicas y las leyes atraviesan los cuerpos femeninos, vivimos en una cultura falocentrista en donde las mujeres siguen siendo violentadas, la violencia obstétrica va sumando víctimas de manera estadística y las consecuencias en los cuerpos de las madres y sus hijas e hijos deja huella de manera permanente como: muerte materna, histerectomías, muerte neonatal, cesáreas inecesarias, procedimientos quirurgicos no informados a las mujeres como esterilizaciones forzadas, extirpación de un ovario o de la trompa, maltrato, daño psicológico, etc.

Aunque existen normas oficiales de salud materno-infantil en todos los países de Latinoamérica, la realidad es que, no hay una política de género que atraviese dichas reformas, leyes y normas y que realmente garanticen que se protegen todos los derechos de la madre gestante y/o parturienta, así como de su(s) bebe(s).

Las mujeres hemos sido despojadas de nuestro propio territorio -Nuestro cuerpo- no lo conocemos, no sabemos que es normal en nosotras, dejamos que otros decidan por nosotras porque no tenemos plena conciencia de que nos pertenece, de manera que es muy fácil que en un momento de tanta vulnerabilidad como lo es la gestación y el parto, las mujeres sean abusadas, maltratadas, ignoradas y tratadas de manera inhumana en la mayoría de los hospitales públicos.

Cuando hablo de maternidad y del cuerpo de las mujeres, por supuesto que hablo también desde lo político, porque el ejercicio de nuestra sexualidad está marcada por lo cultural, lo social, lo económico y las políticas públicas y hasta el día de hoy las mujeres no son libres en sus propios cuerpos ni son libres de elegir que quieren para sí, sin que por ello se les juzgue o incluso se les prive de sus derechos.

Creo firmemente que es vital devolverle el protagonismo a las mujeres sobre sus vidas y cuerpos y que ellas tomen de una vez y para siempre el poder sobre sí mismas, de manera que sean ellas las que elijan con toda la información sobre la mesa- que quieren-, así la decisión que tomen será de manera consciente asumiendo los riesgos y consecuencias de lo que elijan, pero siendo ellas las dueñas de sus cuerpos, de su sexualidad, de su embarazo, de sus partos, de su lactancia, de su crianza, asumiendo totalmente su poder, es por ello que elegir la maternidad con plena conciencia es un acto político y un proceso de empoderamiento femenino.

C_0-rPGXUAA7iMB

 

 

 

Anuncios

2 Replies to “¿Elegir la Maternidad realmente empodera a las mujeres?”

  1. Vengo a decirte que te votado para los premios y te deseo mucha suerte.

    1. lobatechnicolor87 dice: Responder

      Gracias Junior!!!! Abrazos hasta donde me leas!!!

Deja un comentario