A propósito del día de las Madres

Ufff hace escasos tres días celebrabamos el día de las Madres en México, estuve de verdad con muchas ganas de escribir al respecto y tengo tantas cosas que expresar que no sabía como plasmarlo, porque por un lado cuestiono mucho la celebración (porque la realidad de las madres de mi País es verdaderamente triste) y por el otro también tengo mucho que celebrar de mi propia maternidad, la cual fue elegida y acompañada.

Cómo País tenemos una de las tasas más altas en embarazo adolescente, en madres solteras y en madres trabajadoras.

Las jornadas laborales para las madres trabajadoras son realmente extendidas y agotadoras, pues trabajan dobles y hasta triples jornadas, lo que agota mental y fisicamente a las mujeres, una de las jornadas las realizan en el ámbito público en empresas, organizaciones, dependencias, por su cuenta, en casas, etc y la otra jornada laboral se da dentro de sus propios hogares, pues los “quehaceres cotidianos” como lavar ropa, planchar, cocinar, barrer, trapear, lavar baño, lavar patios, criar hijos, hacer tareas con las o los hijos son el pan de cada día, este trabajo no se cuenta y por supuesto no se paga, ¿Cómo crees que estás mujeres madres trabajadoras se sientan al final del día?.

“Trabajo 10 horas en una empresa, y cuando salgo de trabajar recojo a mis hijos en casa de una prima, llego a mi hogar a cocinar, preparar lunch del día siguiente hacer tareas y lavar ropa, todos los días duermo a la una de la mañana y mi día comienza a las 5:00 am para bañarme, alistarme, desayunar con mis hijos y llevarlos a la escuela, duermo 4 horas diarias de Lunes a Sábado y francamente estoy agotada, deprimida y hay días que quisiera botar todo e irme muy lejos, algunas veces lloro porque siento que ya no puedo y no dejo de sentir culpa por sentirme tan cansada y por no estar más tiempo con mis hijos pues el día domingo no quiero hacer nada ni salir ni jugar y compro pizza y les pongo películas en la tele. Soy divorciada, el padre de mis hijos solo se hace cargo de la mitad de los gastos de los niños y tengo que trabajar para sacarlos adelante” Ana

Cada día son más las madres agotadas, cansadas, muchas de ellas arrepentidas por ser madres en la era globalizada, donde el consumismo, la desigualdad social, la brecha de género son los ejes transversales que atraviesan de forma implacable su vida como mujeres y por supuesto su maternidad.

madretrabajadora

Me pregunto cómo sería la vida de Ana si no tuviera que trabajar y pudiera dedicarse a sus hijos, o de querer trabajar como sería su vida si el padre de sus hijos fuera totalmente corresponsable y se hiciera cargo de la crianza de sus hijos a la par con ella, que importa que esten divorciados!!! te divorcias del conyuge no de los hijos.

En algún momento se investigo sobre el trabajo doméstico e incluso se contabilizó, si le echamos pluma en una semana, ¿cuánto sale que alguien más limpie tu casa?, ¿cuánto gastarías en una tintorería o lavandería?, ¿cuánto se gasta en el pago de una niñera o niñero?, ¿cuánto te gastas en una cocina económica por que tu y tu familia desayunen, coman y cenen?, no sale nada económico, ¿cierto?…

madre-emprendedora

Pienso que los Gobiernos tendrían que invertir en la maternidad, te imaginas un mundo dónde el trabajo doméstico reciba una paga, la crianza y educación de las y los futuros ciudadanos fuera prioridad nacional y se apoyará totalmente a las madres o padres que asumieran el cuidado de las crías, te imaginas la calidad de humanos que tendríamos hoy en el planeta? ciudadanas y ciudadanos contenidos, amados, cuidados, nutridos, atendidos, con su capacidad innata para amar, crear y transformar, viviriamos un mundo diferente donde la violencia fuera un caso aislado y no lo cotidiano, donde las madres o padres al cargo de las crías estuvieran plenos y felices y no agotados, hartos, estresados con arrebatos de ira o violencia, sino todo lo contrario, donde incluso ellos recibieran contención o espacios para nutrirse y atenderse a sí mismos… tendríamos niños felices, adolescentes felices, sanos emocional y físicamente y ningún adulto roto.

Celebro la maternidad claro que sí, pero el mundo aún nos debe mucho, nos debe igualdad de salarios, corresponsabilidad en pareja, no discriminación, cero violencia, cero acoso laboral, oportunidades para desarrollarnos pero también para poder ser madres presentes y felices.

Felicidades a todas las madres del mundo, espero que algún día, el “día de las madres” sea totalmente de celebración y no tengamos nada que lamentar, nada que reclamar y mucho que celebrar

MENARQUIA

 

Anuncios

Deja un comentario